Notas sobre el comunicado de EPPK y otros

Publicado el Mar, 15/09/2020 - 09:00

El EPPK habla de una Euskal Herria sin presos políticos. Parece mentira que un colectivo político que se ha jugado la vida por la liberación nacional y social de Euskal Herria reivindique como máxima el que no haya presos políticos como mínimo para una convivencia de película yanqui, pero de las muy antiguas.  Mientras nuestros objetivos no sean conseguidos es evidente que siempre habrá presos y presas políticas vascas.

Su representante político, que decidió que todo sería más fácil integrándonos en el sistema español y francés, plantea exactamente lo que a nuestro enemigo nacional y de clase le interesa. Aquí no existe la lucha de clases ni la ocupación de Euskal Herria. Respetémonos, presos a la calle, tengamos paz y conseguiremos un mundo feliz.

Es prehistórico, en cuanto a denodado y comprobado, el hecho de que rebajando los objetivos nacionales y de clase acercaremos a “otros sectores” para conseguir no se sabe bien qué. 

No hay nada detrás de la claudicación sino, cerrar las posibilidades de que Euskal Herria sea independiente y socialista. La cuestión llega hasta tal punto que algunos prepotentes se ríen de una engañosa confianza cuando tal reivindicación es planteada. Así de triste es lo que los burócratas, charlatanes y socialdemócratas venden y algunos compran soñando con un mundo ideal/suficiente para los de abajo y, además, regalado por los de arriba.

El EPPK sigue reivindicando como medida urgente el acercamiento de los presos políticos vascos   a las cárceles de Euskal Herria porque el Estado español es lo que está dispuesto a asumir a día de hoy.

Tenemos el convencimiento de que este escrito del EPPK (como tantos otros de los últimos años) no lo suscriben muchas y muchos presos políticos vascos. Pareciera como si hubiera sido una equivocación la lucha desarrollada por la Independencia y el Socialismo.

Cuando Igor González Sola es asesinado por medio de uno de los instrumentos de represión que el Estado capitalista tiene, nos indigna que se sitúe su asesinato en términos de venganza o de falta de capacidad democrática de uno de los Estados que ocupa Euskal Herria y, encima, disculpa a Francia.

Para algunos/as sonarán fuertes estas palabras, pero desde Sortu, EHBildu y demás entramado lo único que se hace es dulcificar la agresión a Euskal Herria en general, a los presos políticos (que lo sean) y al Pueblo Trabajador vasco en particular.

Echan en cara que el Estado, o su institución coercitiva al respecto, no les considere PRESOS POLÍTICOS.  Como dato cabe reseñar que ante la noticia del “suicidio” de Igor los medios de comunicación como “berrria” y “naiz/gara” tildaron a Igor como preso vasco. “Olvidaron”, el término POLÍTICO. Tampoco Etxerat lo tenía en su particular lista de presos y presas políticas vascas. Terrible.

Teniendo en cuenta lo dicho y propio del engaño y el oportunismo, Sortu, como dueño del conglomerado de organizaciones de la socialdemocracia vasca, habla de Igor como preso político vasco. A eso se le llama prepotencia y desvergüenza política que, normalmente, suelen ir asociadas a la dejación de los intereses de clase y nacionales propio de la socialdemocracia. Sortu no ha inventado nada que los traidores a la clase obrera no lo hayan intentado o practicado con anterioridad en tantos países.

Presoak Euskal Herrira. En las cárceles españolas situadas en territorio vasco se muere y asesina tan despiadadamente como en las situadas en los terrenos de España. La muerte de las y los luchadores vascos no tiene límites. Los han asesinado, fuera de Euskal Herria, en Euskal Herria continental, peninsular, por las fuerzas militares de los Estados que nos ocupan, por sus fuerzas mercenarias, por sus instrumentos varios como las cárceles, etc.

Y ahora, por arte de magia, EPPK ya no reivindica la Autodeterminación (que sí continúan demandando la mayoría de las fuerzas de izquierda de obediencia estatalista) sino la Independencia y, asimismo reivindica la Amnistía cuando acepta lo contrario de tal manera que es imposible llegar a la misma. Terribles son los caprichos y miserias oportunistas de la socialdemocracia vasca en tanto que dirigencia máxima de la Izquierda Abertzale Oficial y Reformista.

Por la amnistía, por la Independencia y por el Socialismo para Euskal Herria.

Jon Iurrebaso Atutxa - 14-09-2020