Marcha a la cárcel de Murcia II, el 11 de julio

Publicado el Mié, 01/07/2020 - 15:24

Durante los meses de mayo y junio ha quedado en evidencia que sin presión popular la opacidad y la impunidad de las carceleros aumenta aún más. Lo que pasa al otro lado de los muros se queda en el interior de la cárcel si quienes estamos fuera no lo denunciamos.

En las cárceles se practica de manera habitual la tortura directa contra lxs presxs por medio de insultos, amenazas y palizas. La tortura crónica, en cambio, es constante, para lo que han diseñado un paquete de medidas y leyes de carácter asesino. La lucha de Patxi Ruiz sacó a la luz la crudeza de la cárcel, y el Movimiento Pro Amnistía tomó el compromiso de recoger ese testigo con el objetivo de que ningún preso ni ninguna presa se vuelva a ver en la obligación de tener que arriesgar su vida.

Pero cuando hablamos de la cárcel, a menudo quedan ocultas las responsabilidades, como si con la existencia y utilización de estas y de su violencia nadie sacara provecho económico y político. En el caso de Euskal Herria, son los Estados de España y Francia los responsables de mantener secuestrada y bajo una presión psicológica y física constante a la clase trabajadora en general, y especialmente a militantes políticos como Patxi Ruiz. Para ello el sistema necesita de periodistas que amparan y justifican la tortura, de políticos que gestionan la política penitenciaria, de jueces que garantizan la impunidad de los torturadores, de médicos como los de Murcia II y de psicópatas como su Director Jesús Hernández.

Precisamente para señalar a los responsables hemos organizado una marcha a la cárcel de Murcia II. El 11 de julio llevaremos la reivindicación de la amnistía hasta allí. La lucha no cesa, ¡amnistía total!

En Euskal Herria, a 1 de julio de 2020.

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión.

Imagen