Foro Social (II)

Publicado el Mié, 20/01/2021 - 13:36

Hace unos días, desde el Movimiento Por la Amnistía y Contra la Represión, calificábamos al Foro Social vasco como un instrumento de París, Madrid y la socialdemocracia vasca de EHBildu. Ante las nuevas declaraciones del mismo queremos hacer las siguientes consideraciones.

El Foro Social, la Conferencia de Aiete, los artesanos de la paz, Sare, Sortu, … En todos esas estructuras y eventos imaginamos que siempre ha habido personas de buena voluntad. Personas que han pretendido mejorar la situación general, mitigar sufrimientos y, en definitiva, aportar algo positivo.

Dicho esto, afirmamos que todas estas estructuras obedecen a los intereses de París, Madrid, la burguesía vasco-española, vasco-francesa y a la socialdemocracia “vasca” (colaboracionista en cuanto a sus estructuras y actos se refiere y no en cuanto a sus seguidores en general). Esta última, la socialdemocracia vasca, es a quien han encargado construir el andamiaje de la desaparición de ETA y la posterior reconversión de uno de los últimos mohicanos europeos al régimen del 78 en clave de siglo 21 (por mucho que Sortu denuncie el régimen del 78, participa de él).

Así las cosas, no vamos a tener ningún escrúpulo en denunciar el papel político que están jugando todos esos organismos o estructuras cara a continuar blanqueando la ocupación y explotación que sufre Euskal Herria, nuestra nación vasca.

El Foro Social opina que “la construcción de una convivencia democrática” es difícil y exige del compromiso social. Afirma que todos los que conforman la Sociedad Vasca somos dueños de derechos civiles, políticos y sociales.

Vamos por partes. ¿Cómo vamos a ser dueños de nuestros derechos si aceptamos la ocupación y explotación de Euskal Herria? Tanto en el Sur como en el norte de Euskal Herria el único derecho que existe es el derecho español y el derecho francés. Los vascos y vascas no tenemos derechos. Solo participando en los sistemas francés y español podremos (si lo ven necesario) gestionar lo que nos dejen. Eso no significa tener el poder.

¿Qué convivencia democrática tenemos que garantizar? ¿la que dice que durante 60 años practicamos el terrorismo? ¿la que dice que tenemos que pedir perdón por habernos defendido? ¿la que da por buena la ocupación y explotación Euskal Herria?

Son España, Francia y todos los que defienden la ocupación y explotación de Euskal Herria los que tienen que pedir perdón, recoger parte de sus bienes y marcharse fuera de Euskal Herria. A los que dan un carácter de normalidad a la ocupación y no la denuncian, se les llama colaboracionistas. Sí, como los de Vichy cuando la Francia ocupada.

Independientemente de que todas esas estructuras pretendan un imposible equilibrio democrático y social posterior a un enfrentamiento político y militar de casi 60 años, hay una cuestión que omiten premeditadamente.

Esta no es otra que la lucha de clases. Al margen de que Euskal Herria esté ocupada y explotada (hecho irrefutable) y que el derecho de la nación vasca no es negociable (como otros derechos), existe la lucha de clases. En ese sentido, la cuestión del poder no es una cuestión de buenas voluntades. El capital (internacional, español, francés…) jamás cederá por las buenas su poder al proletariado vasco, aunque éste tenga derechos nacionales y sociales pisoteados. Indefectiblemente será el proletariado vasco quien habrá de tomar el poder y no para gestionarlo sino para la construcción del Estado Socialista Vasco.

Así, pretender obviar la actualidad de la lucha entre clases y buscar un consenso post-conflicto es imposible. Lo es porque el cuento francés y español sobre lo que pasó es una entelequia y además solo les interesa a los nacionalismos del sistema español y francés.

A la clase trabajadora vasca, al proletariado vasco, le hacen falta muchas cosas para la toma del poder, pero desde luego ninguna de éstas pasa por una feliz convivencia con los que nos ocupan, nos explotan y nos impiden ser dueños y dueñas de nuestro futuro.

Por Amnistía Total

Por la Independencia y el Socialismo

Movimiento Por la Amnistía y Contra la Represión - 2021-01-20