Castigo a las familiares de Karasatorre e Iragi y accidente del amigo de Urrutia

Publicado el Mié, 15/05/2019 - 20:57

Por medio de esta nota queremos denunciar el trato recibido por las familiares de Juan Ramón Karasatorre y Harriet Iragi en Albocasser, así como el accidente sufrido por un amigo de Oier Urrutia de camino a la prisión de Logroño. A todxs ellxs les queremos mostrar nuestra solidaridad.

Respecto al accidente del amigo de Oier Urrutia, ha vuelto a quedar claro que no es suficiente con tener a lxs presxs cerca de casa, sino que lo que es necesario es que estén en casa para que más accidentes como este no vuelvan a ocurrir.

Los Gobiernos de España y Francia siguen utilizando la política de dispersión para para chantajear a lxs presxs políticos. Como si no fuera suficiente con la condena de cárcel que les imponen, buscan mediante la política de dispersión el arrepentimiento de lxs militantes, utilizando para ello a sus familiares. El mensaje que envían a lxs presxs es el de “arrepiéntete o tus familiares lo pagarán con sangre”. Su objetivo es la destrucción del militante.

En ese intento de asimilación de Euskal Herria impulsado por los estados que nos pisotean, para nuestros enemigos es vital la despolitización de lxs represaliadxs, porque así es la propia lucha, es decir, el derecho que nos asiste a rebelarnos, la que pierde legitimidad. Convirtiendo a presxs, huídxs y deportados en terroristas, pretenden desfigurar el conflicto.

Por otro lado, debemos denunciar el trato dado a las familiares de Juan ramón Karasatorre y de Harriet Iragi en la cárcel de Castellón-II. Intentaron realizar un cacheo con palpación a la compañera de Karasatorre a pesar de que al pasarle la raqueta-detector esta no había pitado.

La mujer se negó a ser sometida a esa medida y en un principio le fue negada la posibilidad de entrar a la visita. Ante esta situación la hija de Karasatorre y la compañera de Iragi dijeron que ellas tampoco entrarían, a modo de protesta. Pero dos Jefes de Servicio salieron a donde ellas y tras dar la razón a las familiares, les dejaron entrar a todas. Sin embargo, ahora, han impuesto una prohibición de hacer visitas durante seis meses tanto a la compañera de Karasatorre como a la de Iragi.

Lo ocurrido en Albocasser es grave, y más grave aún el duro castigo aplicado a las dos familiares. En ese sentido hay que recordar que en 2009 y con el PSOE en el Gobierno Español, comenzaron los intentos sistemáticos de cacheo con palpación contra lxs familiares de lxs presxs políticxs, siendo entonces Alfredo Pérez Rubalcaba Ministro del Interior español y, por lo tanto, máximo responsable de la política penitenciaria.

Fueron cientos las visitas robadas a presxs políticxs y familiares después de recorrer miles de kilómetros, por negarse a aceptar esta medida humillante. Estaba en juego el derecho ganado mediante la lucha a realizar las visitas en unas condiciones de dignidad mínimas, y desde Madrid plantearon un duro pulso. Aunque esta medida provocó tiras y aflojas y contradicciones entre familiares y presxs, gracias a la actitud modélica mantenida por la mayoría, el inercia por seguir intentando realizar cacheos con palpación de manera sistemática quedó en suspenso, a pesar de que hasta ahora se han seguido produciendo varios casos.

El Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere aplaudir y mostrar su admiración por la dignidad y solidaridad demostrada por las familiares de Juan Ramón Karasatorre y Harriet Iragi. La lucha nos une y nos hace más fuertes.

En Euskal Herria, a 15 de mayo de 2019.

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión.