Ante el accidente de lxs amigxs de Aitzol Iriondo


El caso de Iñaki Bilbao y la solidaridad selectiva Publicado el Sáb, 01/06/2019 - 19:19

Por medio de esta nota, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere mostrar su solidaridad con Aitzol Iriondo y con lxs amigxs que sufrieron un accidente cerca de Montluçon cuando acudían a visitarle a la cárcel de Moulins. El accidente se produjo al chocar con un ciervo.

Nuestro movimiento, además de mostrar su solidaridad como siempre hace, quiere denunciar el uso político de la dispersión, ya que esta medida no es solo una postura de venganza, sino que persigue condicionar la postura política de lxs militantes poniendo en riesgo a familiares y amigxs.

Prueba de ese uso político es el trato que el Estado Francés está dando a quienes acusa de ser últimos responsables y referentes del aparato militar de ETA: mientras ha acercado a decenas de presos (ninguna mujer) a las cárceles de Lannemazan y Mont-de-Marsan, se ha dedicado a aislar a estos otros presos, entre ellos Aitzol Iriondo.

Situación de Iñaki Bilbao y solidaridad selectiva

Otro de los objetivos de la dispersión penitenciaria es dejar a lxs presxs sin visitas y aislarlxs aún más. Eso es precisamente lo que buscan con la última medida impulsada contra el preso político de Lezama, Iñaki Bilbao “Txikito”. Quieren sacarlo esposado a las visitas, consecuencia de lo cuál Iñaki se ha plantado y renunciará a estas mientras mantengan esa medida, ya que no va a aceptar nada por el estilo.

Hoy, en cambio, nos vemos en la obligación de tener que denunciar la solidaridad selectiva de varios sectores. El jueves dimos la información sobre la situación de Txikito por medio de una nota enviada en dos ocasiones a los medios de comunicación (https://www.amnistiaaskatasuna.com/es/articulo/inaki-bilbao-se-negara-salir-esposado-las-visitas), pero salvo los medios de comunicación populares, todos la silenciaron, y varios movimientos sociales que en tantas ocasiones demandan la solidaridad del resto han mirado hacia otro lado.

No es necesario estar de acuerdo con quien sufre la represión para solidarizarse ante las injusticias pero, la solidaridad selectiva, además de ser mezquina, fortalece la postura del represor. Cada vez queda más claro quién se confunde de enemigo en casos como este.

Queremos recordar que Txikito lleva, en total, 35 años en la cárcel, los últimos 12 en el módulo de aislamiento más duro del Estado Español. Difícilmente se encuentran casos como este en todo el mundo. Iñaki es un militante duro y digno, pero eso no quiere decir que sea responsable de la situación que padece. Si lo comparamos con otros casos que hemos conocido, resulta insultante la censura que se aplica a suyo. Tal vez sea que el trabajo propagandístico de los medios de comunicación del enemigo facilita e impulsa la citada solidaridad selectiva.

Para terminar y con la intención de romper el aislamiento que imponen a Txikito, invitamos a Euskal Herria a que le muestre su apoyo por medio de cartas:

Iñaki Bilbao Goikoetxea

C.P. Puerto III

Ctra de Jerez-Rota, km 6

11.500 Puerto de Santa Maria (Cádiz)

En Euskal Herria, a 1 de junio de 2019.

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión.